Bienvenida al último día de clase.

«Una propuesta de (de)formación personal
que no te promete la Paz Eterna»

(des)educación · escucha · creatividad · acción

Lo has hecho muy bien. 

Has llegado hasta aquí haciendo lo que se esperaba de ti. 

Has sido educada, formada, instruido, adoctrinado, alfabetizado, amaestrada, ilustrada… y todo aquello que implique que otros digan lo que tienes que hacer, pensar y sentir.

No pasa nada pero sí que pasa.

Empiezas a escuchar voces…

No soy suficiente.
Va a salir mal.
Qué pensarán de mí.
No tengo tiempo.
Déjalo estar.
Sonríe y disimula.
No te lo puedes permitir.
Hazlo como te dicen.
Calla, mantente al margen.
Reprímete.
Sé amable y acata.
No destaques.
Aplaza tu vida.

Estaremos de acuerdo
que nos hemos pasado tres pueblos.

Y tres son multitud.

Somos Joan, Laia, Cento, Cris y Sandra.

No somos las Spice Girls pero ahí vamos.

Tenemos claro que no vamos a mejorar el mundo en un abrir y cerrar de ojos pero que por algún lado y momento hay que empezar. Y lo que tenemos más a mano es a nosotros mismos.

Esto no significa que todo lo que nos pase recaiga sobre nuestros hombros o que dejemos de denunciar aquello que nos parezca injusto.

Nada de eso.

Se trata de recobrar una posición ante la vida que nos descubra opciones más útiles y genuinas para surfear los desafíos cotidianos y poder crear una vida discretamente feliz.

De cómo conseguir eso hablamos una vez a la semana y te lo enviamos por email.

Apúntate aquí abajo si estás con el MODO DEFORMACIÓN activado.

Si no, pues nada.

¿Quieres multiplicar tu felicidad sin calculadora?

¿Deseas hacer realidad tus sueños sin pestañear?

¿Te gustaría vivir sin miedos ni angustias?

Sigue estos sencillos consejos:

Pide y se te dará.
Si quieres, puedes.
Todo está en ti.
Piensa en positivo.
Nada es imposible.
La vida es de los valientes.
Tú eres tu peor enemigo.
Sigue las señales del Universo.
Sé tú mismo.
Lo mejor de la vida es gratis.
Piensa en grande.

Abracadabra pata de cabra.

Ánimo.

El mundo del desarrollo personal está lleno de buenas intenciones, optimismo desorbitado y promesas tremebundas. Solo tienes que echar un vistazo a los más vendidos de autoayuda en Amazon: 30 días para cambiar tu vida, Domina tu mente, Piense y hágase rico, Un milagro en 90 días, Almas imparables, Quiérete mucho, Descubre el placer de estar contigo mismo

Pues bien.

La gente quiere ser feliz y realizar sus sueños, nada en contra.

Pero demasiadas veces se consigue justo lo contrario.

Circula por ahí una ansia de sentirse bien, positivo y contento todo el rato a costa del propio bienestar real. Somos bichos raros.

Nada como una buena decepción a tiempo, jajajaja.

Proponemos dejar de perseguir respuestas enlatadas y aprender a crear las nuestras propias.

Hemos buceado en los momentos más críticos de nuestra vida y nos hemos topado con algunas similitudes. Formas, habilidades, actitudes y herramientas que nos ayudan a deformar la vida para atravesar los obstáculos lo más dignamente posible y vivirnos con esa alegría característica de los jubilados cuando pasean con la suave brisa del mar acariciando sus rostros.

Hay infinitas formas de deformarse.

Ésta es la nuestra:

Detenerse y contemplar, la vía de entrada

Cooperar con lo inevitable reconociendo tu naturareza

Flexibilidad mental como forma de vida

Rebelarse transformando ideas en proyectos

Celebrar y continuar, esto empieza.

¿Estás dentro?

Te compartimos cómo llevar esto a tu vida pero no para que nos hagas caso sino para que se que despierte en ti las ganas de deformar tu mundo a tu manera. Esto es solo una excusa.

He aquí la banda de música:

Cento Carbó. Si se va a liar que se líe (hasta el infinito y más allá).

La Cris. De todo menos normal. Mal no será.

Joan Fargas. Conecto personas y espero la magia.

Laia Serra. PASIÓN Mode On.

Sandra Jurado. Veo movimientos en todas partes.

Y llegó el día 
en el que el riesgo 
de permanecer encerrado 
en su capullo 
fue más doloroso 
que el riesgo de florecer.

Anaïs Nin